Hotel Sirimiri  header
Home > Hotel Sirimiri, un hotel en el centro histórico de Bilbao único

Hotel Sirimiri, un hotel en el centro histórico de Bilbao único
Hotel Sirimiri



Hablar del Casco Viejo de Bilbao es viajar al pasado y su evolución. Miles de años atrás, la villa de Bilbao se asentó sobre una vega en la margen derecha de la ría del Nervión, en terrenos pertenecientes a la Anteiglesia de Begoña. El primitivo núcleo amurallado se desarrolló próximo al antiguo castillo de Bilbao, ubicado en el lugar donde posteriormente se construyó la iglesia de San Antón, al lado del puente que ponía en comunicación las dos orillas de la ría.

En principio tres calles configuraban el recinto urbano: Somera o Goienkale, Artecalle y Tendería, pero el rápido crecimiento de la villa impulsó el desarrollo de las calles Belosticalle o Pesquería, Carnicería, Barrencalle "la susera", y Barrencalle "la yusera", conformándose así el conjunto de "las siete calles" que, a día de hoy, conservan rasgos de la morfología parcelaria de la época medieval. Actualmente, aún quedan restos en algunas casas adosadas construidas en la calle de Ronda, llamada así por ubicarse en el espacio que ocupaba el paseo de ronda de la muralla bilbaína.

Con los años, el Casco Viejo de Bilbao se ha convertido en uno de esos espacios que atrapan al viajero. Un lugar auténtico, con solera y vitalidad, en el que parece que el tiempo se detuvo hace ya algunos años. Es el espacio ideal para entender cómo la ciudad que es hoy tiene un pasado y cómo historia y vanguardia se unen para que tu estancia sea un viaje por sus calles, olores y vistas. Las firmas comerciales e internacionales se abrazan con la cultura vasca en un espacio lleno de historia.¿Qué más se puede pedir?

Justo en ese espacio de la ciudad encuentras el Hotel Sirimiri. Instalarte en este hotel te permitirá disfrutar de la más amplia oferta cultural, comercial y gastronómica de la ciudad así como proporcionarte un descanso apacible y reparador. Silencio, pausa y confort. Además, el hotel dispone de una amplia oferta de espacios clásicos y modernos para satisfacer la demanda de aquellos huéspedes que buscan en sus viajes amplios servicios, amabilidad y sencillez.

Hotel Sirimiri ubicado en un casco viejo lleno de vida

El Hotel Sirimiri dispone de varios servicios y comodidades para que tu estancia sea lo más cómoda y relajada posible. Los huéspedes tienen a su disposición un mostrador de información turística y una cafetería en la que disfrutar de nuestro desayuno buffet. La mejor manera de empezar el día en el salón de desayunos en el que podrás disfrutar de un completo desayuno bufet todas las mañanas.

Todas las habitaciones del Hotel Sirimiri son exteriores y cuentan con luz natural. El hotel también dispone de conexión gratis a Internet en todas las estancias, lo que facilitará que permanezcas siempre conectado. Si llegas hasta el hotel en un vehículo particular, hay aparcamiento gratuito de plazas limitadas (sujeto a disponibilidad) y un aparcamiento cubierto de pago concertado situado a apenas 7 minutos del hotel.

Volviendo a la urbe bilbaína, en 1851 tiene lugar una importante transformación arquitectónica de la villa, demoliendo casas de antigua parcelación gótica y creciendo en altura edificios hasta completar el módulo de cuatro pisos y acelerando la construcción de los de nueva planta fuera de los límites de la antigua ciudad medieval. Esta transformación se completa en la última parte del siglo XIX, con la aportación de los arquitectos eclecticistas entre cuyas obras se encuentran el edificio del Banco de Bilbao, el Teatro Arriaga, el nuevo Ayuntamiento, y la Biblioteca de Bidebarrieta antigua sede de la Sociedad "El Sitio".

Actuación importante también la del siglo XX en la construcción en 1927 del mercado de la Ribera, obra del arquitecto bermeano Pedro de Ispizua, entre la trama urbana de las siete calles y la ría, sobre el espacio de la antigua plaza del casco. El mismo arquitecto diseñó el quiosco del Arenal construido en 1928.

Las calles del Casco Viejo de Bilbao son totalmente peatonales desde el año 1979, un espacio libre de vehículos, que convierte este rincón en un centro comercial al aire libre con más de 240.000 metros cuadrados. Un lugar idóneo para disfrutar en familia de la oferta cultural y gastronómica de nuestro querido “botxo”. Un espacio en el que los más pequeños de la casa pueden dar rienda suelta a sus emociones y fantasías sin correr peligro alguno.

Si tienes ganas de ver Bilbao con otros ojos y redescubrirla desde otra perspectiva y buscando su orígen, haz tu reserva en el Hotel Sirimiri. Conecta con una ciudad que en los últimos años se ha convertido en todo un atractivo turístico a nivel internacional. Ongi etorri, ¡ya teníamos ganas de verte!